Theodore Chassériau, pintor dominicano universal

Theodore Chasseriau pintor Dominicano

Chassériau nació el 20 de septiembre de 1819, en El Limón, Santa Bárbara de Samaná, República Dominicana. Es hijo de la dominicana María Magdalena Couret de la Blasquiére (1791-1866) y de Benoit Chassériau (1780-1844), francés, diplomático y comerciante, nació en la isla de Santo Domingo. Su familia se trasladó a Francia cuando él tenía tres años.

Desde muy joven su vocación fue la pintura, a los doce años estudiaba en el taller de Jean Auguste Ingres (1780-1867), pintor que se distinguió por la pureza y el refinamiento de sus dibujos, fue el jefe de la escuela clásica, enfrentada al romanticismo.

Ingres dijo de este precoz pintor: “Señores, este joven será el Napoleón de la pintura”.

Fue discípulo del gran maestro desde 1830 a 1834, cuando Ingres partió a vivir a la Villa Medicis, en Italia.

A los 16 años Chassériau estableció su propio taller, se especializó como retratista, muy influenciado por el realismo de los cuadros nórdicos, el dramatismo de la pintura española y la técnica de su maestro. Era un adolescente prodigio.

En esa época estaba en apogeo el retrato pintado, que antes de la fotografía dejaba grabados a los grandes personajes. Chassériau trató de reconciliar el estilo de su maestro Ingres con el otro estilo de Eugene Delacroix (1798-1863), pintor francés, gran colorista, líder de la escuela romántica.

El romanticismo fue una escuela individualista que prescindía de las reglas y preceptos de los clásicos, con inclinación a lo sentimental, generoso y fantástico.

La paleta resplandeciente, la línea pura, la belleza del cuerpo femenino, la vitalidad de las pasiones, el ideal y la búsqueda de lo individual, fueron las orientaciones en el arte de Théodore Chassériau.

En sus obras se destacan los retratos de modelos familiares. Sus autorretratos, los cuadros de su madre, sus hermanas, Adela (Marie-Antoinette, 1810-1869) y Aline (Geneviève, 1822-1871), y el de su hermano Ernest (1823-1870).

Una de sus primeras obras fue un retrato de su madre, María Magdalena, lo que en la familia se conocía como “El Gran Cuadro”.

Chassériau se rodeó de grandes personajes de la época que fueron sus amistades, como el Padre Henri Lacordaire, Víctor Hugo, Alphonse Lamartine, Théophile Gautier, Alexis de Tocqueville y otros.

Entre 1832 y 1833 pintó frescos sobre la vida de Santa María la Egipciana, encomendados para la Iglesia Santa Merri, de París.

Chassériau en Bellas Artes de París

El 5 de octubre de 1833 se presenta en la Escuela de Bellas Artes. Conoce al famoso escritor Théophile Gautier, con quien conservó una estrecha y larga amistad. Gautier escribiría después acerca de Chassériau: “Cuadro a cuadro ha descrito toda su obra, con una exactitud apasionada y una admiración profundamente sentida”.

En 1835 Chassériau ejecuta un autorretrato, que se halla actualmente en el Museo del Louvre, en París.

A los 17 años participa por primera vez en la Exposición Anual del Salón de París. Entre las pinturas que presentó se encuentra “Caín Maldito”, actualmente en el Museo del Louvre, y “ Regreso del Hijo Prodigo”, que está en el Museo Municipal de la Rochelle.

Luego presentó otro autorretrato, con pinceles y paleta, donde figura una estatua griega y una madonna renacentista. En Marsella vio unos beduinos, lo que despertó su interés por los temas orientales.

Chassériau se interesó por personajes literarios, entre ellos, Dante, Byron y Shakespeare; también por temas religiosos, como el Antiguo y el Nuevo Testamento y vidas de santos.

“Venus Anadiomene” y “El baño”
“Venus Anadiomene” y “El baño”

En 1839 participa nuevamente en la Exposición el Salón, donde presenta una de sus obras maestras “Suzanne”, El Baño (Museo del Louvre); además presentó “Venus Anadiomene”, ambos son desnudos. En estas obras se nota la influencia de Delacroix.

En 1840 nuevamente en la Exposición el Salón, presenta “Jesús en el huerto de los olivos”, iconografía de Cristo sufriendo su agonía. Es una inspiración de su fe cristiana. Esta obra fue pintada para la Catedral de Saint Jean d’Angély.

Al iniciarse la primavera de ese año parte a Italia, para encontrarse con su maestro Ingres, con el que se reunió en el mes de agosto, pero comprobó que tenían muchas diferencias. Durante su estadía en Italia pintó obras como “Rochers en Capri” y “La mujer del pescador”, ambas están en el Museo del Louvre.

Al fin de año se encontró con el Padre Henri Lacordaire, uno de los precursores de la Doctrina Social Cristiana.

Lacordaire (1802-1861) fue ordenado sacerdote en 1827, fundador de la publicación “La Nueva Era”, se convirtió a la Orden de los Predicadores, Dominicos, en 1839. Fue diputado de Marsella en 1848.

De regreso a Francia, en 1841, pintó diversas obras, entre ellas “Historia de Santa María Egipcíaca”, para la Iglesia Saint-Merri, un retrato de la Condesa de Labour-Manboug, otro de Marie d’Agoult, la compañera de Franz Listz, que le consagró algunas crónicas, “Andrómeda”, y un famoso retrato del Padre Lacordaire.

En esa época Chassériau escribió: “En mis futuros retratos debe buscar la simplicidad de efectos fuertes y netos, ser extremadamente natural y siempre muy elevado, ver los detalles en mi cabeza, la belleza eterna y escoger el momento feliz”

Chassériau se apartó un poco de su maestro Ingres y se aproximó más a Delacroix.

En 1842 expuso en el Salón “ Esther se prepara para aparecer delante del rey Assurus” (Museo del Louvre) y “DEscendiendo de la cruz” (Iglesia Notre-Dame de París. Luego pinta una de sus obras maestras “Retrato de las señoritas”, “Las dos hermanas”, que tiene como modelos a sus hermanas Adela y Aline (Museo del Louvre).

En 1844 comienza la decoración de figuras alegóricas para la escalera de la “Corte de los Condes”, obra que duró cuatro años, donde destacaba “El silencio, la meditacion y el estudio”. Esa gran obra fue destruida, en mayo de 1871, durante La Comuna, le prendieron fuego, destruyendo cientos de metros cuadrados de los murales que Chassériau había pintado, solo pudieron ser salvadas algunas piezas, entre ellas “La paz, la guerra y el comercio”, que se conserva en el Museo del Louvre, y un texto de Théophile Gautier sobre esa obra.

También pinto 15 aguafuertes consagrados a la tragedia de Otelo y Desdémona, personajes de Shakespeare, donde refleja la ternura, el amor y el odio.

Los temas árabes en la pintura de Chassériau

En 1845 Chassériau realiza “Cleopatra se da la muerte”. Una parte de ese cuado se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Marsella; y el retrato “El califa de Constantino” (Museo Nacional de los Castillos y de Trianon).

Sobre esta última obra Charles Baudelaire (1821-1867), el gran escritor romántico y modernista escribió:

“Para quien ha seguido con cuidado las obras de Chassériau es evidente que muchas revoluciones se agitan todavía en esta mente joven y que la lucha no ha terminado.

La posición que él se crea entre Ingres, del cual es discípulo, y Delacroix, a quien quiere desbancar, tiene algo equívoco para todo el mundo y embarazoso para él mismo.

Pero con gustos tan distinguidos y una meta tan activa como la de Chassériau, hay todas las razones para esperar que él se vuelva un pintor, y un pintor eminente.

En 1846 Chassériau viaja a Argelia, invitado por el Califa Ali-Ben Hamet, de quien había hecho un retrato, donde profundiza su estilo oriental. Allí le escribió a su hermano Frédéric:

“El país es bello y nuevo. Yo vivo en las mil y una noches. Creo poder sacarle verdadero partido para mi arte. Yo trabajo y yo miro”.

En 1847 hizo un retrato de la Princesa Belgiojoso, italiana (Museo de los Pequeños Palacios). En esa misma época pinta “El dia de sabbat en un barrio judío, de Constantino”, obra que luego desapareció.

En 1848 se unió sentimentalmente a la actriz Alice Ozy, relación que solo duró dos años. De ella hizo varios dibujos a lápiz. Ella aparece en el centro de su famosa pintura “Tepidarium”.

En ese tiempo presento en la Exposición el Salón la obra “Señorita de cabarrus” (Museo de Quimper)

En 1849, el presidente constitucional de la Segunda República Francesa, el príncipe Louis Napoleón Bonaparte honra a Théodore Chassériau con la distinción de “Caballero de la Legión de Honor”.

En 1850 hizo un retrato de su amigo Tocqueville (Museo Nacional de los Castillos y de Trianon).


TE PUEDE INTERESAR

Presentan obras de Théodore Chassériau en la Galería Nacional de Bellas Artes


Su amistad con Tocqueville

Alexis de Tocqueville (1805-1859), fue un famoso escritor y político francés, entre sus obras se encuentra “La Democracia en América”, fue Ministro de Asuntos Extranjeros, en 1849.

También pintó “ Caballeros árabes encuentran la muerte despues de un combate contra los spahis”, y realiza la decoración de las fuentes bautismales de la Iglesia Saint-Roche, de París, titulados “ San Felipe bautizando a la reina de Etiopía” y “San Francisco Xavier bautiza los indios”.

En busca de una mejor salud permanece un tiempo en Paray-le-Frére, donde pinta “Jefes de tribus arabes se defienden en combate singular” (Museo Orsay, París), luego pinta “ La mujer del pescador”.

En 1852 inicia la decoración del Ábside de la Iglesia Saint Phillippe-de-Roule, de París, titulado “Descendiendo de la cruz”, obra que termina en 1855, la cual lo deja sin fuerzas creadoras.

Tapidenum
Tapidenum

En 1853 presentó en el Salón “Mazeppa con la joven hija sobre el caballo salvaje” (Museo de Bellas Artes de Strasbourg) , y su última obra maestra “Tapidenum”, mujeres desnudas en ambiente oriental (Museo de Orsay, París); y “Combate a bordo de un barranco entre los spahis y los kabyles” (Museo de Arte del Colegio Smith, Northampton, Estados Unidos).

Los últimos años

En 1854 pinto “Interior de harem” (Museo de Bellas Artes de Strasbourg): “Macbeth percibe el espectro de Banco” (Museo de Saint-Denis, Reims); y “Macbeth sigue a Banco, encuentra tres brujas sobe el arenal” (Museo de Orsay, París).

En 1855 hizo los retratos de Delphine Gay de Girardin (Museo Carnavales, París), La Condesa de Ranchicovet, “La defensa de los gaules” (Museo de Bellas Artes de Clemont-Ferrand), que son reflexiones del romanticismo y el nacionalismo de la época; Además “La esclava aterrada”.

También presentó cuatro obras en la Exposición Universal, que se celebró en París, e inició “El emperador Augusto viajando por España”, obra que terminó en 1856 (Museo de Bellas Artes)

En 1856 Chassériau pinta su última obra “Suzanne, sorpresa para los ancianos” (Museo de Orsay, París.

El 8 de octubre de 1856, Théodore Chassériau murió en París, a la edad de 37 años.

Fuente:

Comparte esta entrada en tus redes sociales

Acerca de todoporelarterd

Todo por el arte RD, es un medio digital que busca impulsar el arte y la cultura de la República Dominicana, mediante reportajes de todas las áreas del arte. Fundado el 24 de diciembre del 2010

Ver todas las entradas de todoporelarterd →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *